Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

Grandes Discursos de Adolf Hitler
Estos son discursos de un gran hombre... Adolf Hitler
DERROTAREMOS A LOS ENEMIGOS DE ALEMANIA
10-4-1923
 

 
¡Mis queridos compatriotas, hombres y mujeres alemanes!
 
En la Biblia está escrito: "Lo que no es ni caliente ni frío lo quiero escupir de mi boca". Este frase del gran Nazareno ha conservado hasta el dia de hoy su honda validez. El que quiera deambular por el dorado camino del medio debe renunciar a la consecución de grandes y maximas metas. Hasta el dia de hoy los terminos medios y lo tibio también han seguido siendo la maldición de Alemania. La situación de nuestra patria, segun la condición geografica una de las mas desfavorables en europa, fue comprendida en realidad por primera vez, por el pequeño estado pRusiano, odiado, un rival en sentido espiritual y material para todos los pueblos circundantes, le quedo reservado a este pequeño estado modelo llegar a ser el adalid del pensamiento alemán hasta aquella unión de los troncos alemanes que en el fondo, a pesar de dos guerras ganadas, aun no era una union.
 
Aun hoy somos el pueblo menos apreciado de la tierra. Un mundo de enemigos se alza contra nosotros y el alemán debe decidirse también hoy si quiere ser un soldado libre o un esclavo blanco. Las precondiciones bajo las cuales solo puede desenvolverse una estructura estatal alemana han de ser por consiguiente: unión de todos los alemanes de europa, educación para la conciencia nacional y la disposición de poner todas las fuerzas nacionales enteramente al servicio de la nacion.
 
Estas, solamente, son las condiciones fundamentales bajo las cuales podemos vivir en el corazon de europa. El anciano gigante de la vida estatal alemana, bismarck, ha mantenido totalmente esta linea directriz, y cuando él se fue vino el dominio de los terminos medios, de lo tibio. En lugar de representación de intereses patrios se hizo política dinástica, en lugar de política nacional, la internacionalizacion. Las palabras-impacto de "echar un puente entre todos los antagonismos", de fraternización, de tregua y otras similares minaron la fuerza del pueblo alemán hacia adentro y hacia afuera. La judaización fue la consecuencia inmediata de esta política tibia, la judaización de la nación alemana, porque el judío no renuncia a su propia nacionalidad.
 
Industrialización, conquista económica pacifica del mundo fueron otros objetivos, segun los cuales se procedio, sin tener en cuenta que no existe ninguna política económica sin espada, ninguna industrialización sin poder. Hoy no tenemos ya una espada en el puño, ¿Donde tenemos entonces una política económica existosa? Inglaterra ha reconocido muy bien este primer principio de la vida estatal, de la salud estatal, y actua desde hace siglos de acuerdo al fundamento de convertir fuerza económica en poder politico, y el poder politico debe a su vez, a la inversa, proteger la vida economica. El instinto de conservación del estado puede construir una economia; pero nosotros quisimos conservar la paz mundial en lugar de defender con la espada los intereses de la nación, la vida económica de la nación, y de abogar sin consideraciones por las condiciones de vida del pueblo.
 
Y en esto participan por igual todos los partidos del actual parlamentarismo. Los democratas quieren salvar la democracia aunque Alemania sucumba por ello. Por la democracia afirma el democrata que quiere morir, por lo general nunca se llega tan lejos. Una enormidad seria para él si la democracia sucumbiera. En la práctica se desarrollo, gracias a esta idea que conduce a la paralización del pueblo, el dominio de la bolsa y de los manejos bursátiles.
 
El centro representa la idea de la solidaridad de un determinado credo. Otros pueblos, por fanáticamente que piensen y actuen de acuerdo a los principios de su credo, son en primer término hijos de su pueblo y recién después abogan por una confesión determinada.
 
La socialdemocracia representa intereses político-mundiales; pero un proceder conjunto con los trabajadores de todo el mundo, por cierto, solo es posible en base a un mutuo respeto y posición de igualdad. El alemán debe ser en primer termino un aleman, asi como el inglés es un inglés, si quiere ganarse el respeto de los otros; y este respeto existe hoy en dia menos que nunca. No se trata de si el obrero alemán se declara solidario con los obreros de otros paises, sino si el obrero de otros paises quiere declararse solidario con el obrero alemán.
 
Por lo demas el pueblo alemán no queria ser internacionalista. El mejor corazon del alemán dejo ir a la guerra hace nueve años a incontados millones entusiastamente, y hoy los obreros de essen, cuando ametralladoras francesas tabletearon en aquel funesto sabado dentro de sus filas, no fijaron su mirada en la solidaridad internacional, sino sobre Alemania y sobre aquel dia que alguna vez llegara a ser el dia de la venganza.
 
Debido a la mediocridad y debilidad de los partidos parlamentarios sobrevino, logicamente, la mediocridad de los gobiernos. De esta manera, a partir del momento en que debia ser mantenida la "paz mundial" bajo cualquier circunstancia, por necesidad natural debio desarrollarse la guerra mundial. Hubieramos podido concertar alianzas con metas firmes y grandes; con decisiones a medias no se lo puede hacer, y los canallas que anteriormente reflexionaron, y ponderaron ahorraron y fueron tacaños, tiran hoy millones sin provecho para el pueblo alemán*. Todo estaba bajo el signo de la mediocridad, de la tibieza, hasta la lucha por la existencia en la guerra mundial y mas aun la concertación de la paz. Y hoy la continuación de la política a medias de entonces ha llegado a ser triunfo. El pueblo unido entre sí en la ardua lucha, y aclaro que en la trinchera no había partidos ni confesiones, ha sido desgarrado por el dominio de los intermediarios rapaces y pillos. La reconciliación y la compensación de los antagonismos, por cierto vendrían pronto si a toda "la compañía" se la colgara. Pero es que los intermediarios rapaces y pillos son "ciudadanos" y lo que es aun más importante, adeptos de aquella religión que el Talmud santifica.
 
No es el proletario quien ha llegado a ser señor, sino que el judío galiztiano se puso en el lugar de reyes que van cayendo. Ahora ya hace mas de cien años que esta trabajando en la desintegración de los estados europeos; siempre ha encontrado auxiliares y los encuentra aun hoy: severing aquí, poincare alla! No se hubiera podido hacer nada contra un pueblo de setenta millones si previamente no se le hubiera quitado la fuerza. Y el que quita al pueblo este poder de decisión interior es el culpable del hundimiento de la nacion.
 
Hace tres años he declarado en este mismo lugar que el derrumbe de la conciencia nacional alemana también arrastrara conjuntamente al abismo la vida económica alemana. Porque para la liberación se requiere mas que política economica, se requiere mas que laboriosidad, ¡para llegar a ser libre se requiere orgullo, voluntad, terquedad, odio, y nuevamente odio!
 
¿Qué se puede esperar de los gobiernos? Ellos sueñan con un milagro. Ellos sueñan con negociar, pero ¡para negociar se requiere poder! Una delegación con refuerzos de cuero en las rodillas va a Paris, trae de allí la decisión como don de gracia que alli es dictada por un poder superior, y la Nación Alemana da las gracias a la delegación por su "sentido del tacto", por su "sabia mesura", por su comportamiento en el "sentido de la mas auténtica democracia", y el pueblo sucumbe a consecuencia de ello. Aun se puede comprar carbón, aun no ha desaparecido el último marco de oro. Tres cuencas carboníferas ya han sido enajenadas por dinero, pero yo creo que no nos sera ahorrado aplicar a nosotros la sentencia de clemenceau que rezaba: "Me batiré delante de Paris, en París y detrás de París". Por cierto con una pequeña modificacion: no nos quisimos batir delante del ruhr, no nos quisimos batir en el ruhr, tendremos que batirnos detrás del Ruhr. Los hambrientos que en los tiempos venideros clamaran por pan no seran alimentados por el munchester post y los 20 millones de alemanes que se dijo están de más en Alemania, deberan enfrentarse con un terrible destino. Y cada cual deberá preguntarse: ¿también estarás tú entre ellos?
 
La hoz, el martillo, la estrella y la bandera roja ascenderan sobre Alemania; pero Francia no devolverá el territorio del Ruhr. ¿Qué se puede hacer contra estos dos terribles peligros que amenazan con aniquilarnos? Desde arriba no viene el espiritu, el espiritu que purifique Alemania, que con escoba ferrea limpie el gran establo de la democracia. Hacer esto es el cometido de nuestro movimiento. No ha de gastarse en superfluas batallas oratorias, sino que el estandarte con el disco blanco y la svastica negra sera enarbolado sobre toda Alemania el dia que sera el dia de la liberación de todo nuestro pueblo.
 
 
EL ENEMIGO DE LOS PUEBLOS
13-4-1923
 

 
¡Compatriotas, hombres y mujeres alemanes!
 
En el invierno del año 1919-1920, nosotros los nacionalsocialistas formulamos por primera vez públicamente la pregunta al Pueblo Alemán: ¿Quién es culpable de la guerra? En vista de la orientación del gobierno de entonces de los héroes de noviembre, "diputados del pueblo", así como por la total confusión de las masas seducidas por éstos, esto era una empresa arriesgada. Y, en efecto, también recibimos de inmediato de todas partes la respuesta estereotipica de despreciable auto-denigración: "Lo confesamos, los culpables de la guerra somos nosotros", y el gobierno "alemán" de entonces en Munich publicó así llamados documentos que debían exponer nuestra culpa en la guerra ante todo el mundo. ¡Sí! Toda la revolución ha sido hecha artificialmente en base a esta mentira sencillamente monstruosa. ¿Por que sino no se la hubiera podido esgrimir como formula propagandistica contra el viejo reich, que sentido se le hubiera podido atribuir entonces a la traición de noviembre? Se necesitaba esta calumnia del sistema imperante hasta ese entonces para poder justificar con ello delante del pueblo la propia acción infame. La masa criminalmente azuzada y engañada estaba pronta a creer desaprensivamente todo lo que los nuevos hombres del gobierno le decian. Estaba pronta a abuchear a todo el que osaba la afirmación que no Alemania sino potencias bien distintas tenian culpa del desencadenamiento de la guerra. Los sepultureros marxista-democratico-pacifistas del viejo reich gritaban: "el solo hecho de que fuera resuelta por las armas una guerra prueba que fue la obra del sistema monarquico-capitalista-pangermano corrompido por la disipacion. ¡los pueblos civilizados de ninguna manera hacen la guerra entre ellos!". Pues bien, las consecuencias de la civilización que hemos alcanzado a traves del dia de gracia del 9 de noviembre, se ve en todos los rincones de la europa encendida, en subversión y violencia. Segun nuestra opinion, los tiempos sin "liga de las naciones" fueron con mucho los mas honestos y los mas humanos. Los otros, por cierto, afirman en cambio que nosotros hemos alcanzado la era de maxima cultura.
 
Preguntamos: ¿Debe haber guerras? El pacifista responde: ¡no! El declara en especial que las disputas en la vida de los pueblos son solamente la expresión del sojuzgamiento de una clase humana por la burguesia que en ese momento gobierna. En caso de efectivas diferencias de opinión entre los pueblos afirma que debe decidir un "tribunal de paz". Pero deja sin respuesta la pregunta acerca de si los jueces de este tribunal arbitral también tendrian el poder de hacer comparecer siquiera a las partes ante los estrados. Pienso que un acusado por regla general solo acude "voluntariamente" al juzgado porque en caso contrario seria llevado a él por la fuerza.
 
¡quisiera ver a la nación que en caso de litigio se deja arrastrar sin compulsión exterior ante este tribunal de la liga de las naciones! En la vida de los pueblos decide en ultimo termino una especie de juicio de dios. Hasta puede suceder que en una controversia de dos pueblos ambos tengan razon. Asi austria, un pueblo de 50 millones, de cualquier modo tenia derecho a una salida al mar. Pero Italia, como en la franja territorial en cuestión primaba la población italiana, exigio para si el "derecho de autodeterminacion". ¿quien renuncia voluntariamente? ¡nadie! Decide la fuerza propia de los pueblos. Siempre ante dios y el mundo el mas fuerte tiene el derecho de hacer prevalecer su voluntad. La historia da la prueba: ¡al que no tiene la fuerza el "derecho en si" no le sirve de nada! Un tribunal mundial sin una policia mundial seria una broma. ¿De que naciones de la actual liga de naciones se reclutaria ésta? ¿quizas hasta de las filas del viejo ejercito aleman? Toda la naturaleza es una formidable pugna entre la fuerza y la debilidad, una eterna victoria del fuerte sobre el debil. Nada mas que podredumbre habria en toda la naturaleza si fuera de otro modo. Se corromperian los estados que pecan contra esta ley elemental. Ustedes no necesitan buscar mucho tiempo por un ejemplo de semejante podredumbre que trae la muerte. ¡lo ven en el actual reich!
 
Debemos analizar que antagonismos existieron en Europa antes de la guerra mundial. Inglaterra y Rusia estaban en competencia comercial en la llanura baja bengali, en afganistan, etcetera. Con Francia, inglaterra estaba ya desde hace 140 años en conflicto por la hegemonia. A pesar de la guerra de rapiña llevada conjuntamente han seguido siendo hasta la hora presente, viejos y encarnizados rivales. Francia estaba a su vez en oposición de intereses con italia, sobre todo en el norte de africa. Ninguna contraposición en cambio ha existido jamas entre Alemania y Rusia. Por el contrario, el estado industrial Alemania necesitaba perentoriamente otros años de paz; el estado agrario Rusia necesitaba muchas otras cosas, pero en ningun caso ampliaciones territoriales de cualquier indole a costa del imperio alemán. De la misma manera, Alemania no tenia superficies de fricción de ninguna clase con italia. Sin embargo, en un juego de intrigas conducido con consumada arteria, primeramente Rusia fue azuzada contra Alemania y, por fin, todo el mundo contra nosotros. Es un engaño infame escribir hoy hipocritamente: "¡si en Alemania se hubieran matado a tiempo a los provocadores de la guerra, la Guerra Mundial nos hubiera quedado ahorrada!". Yo pregunto: ¿Dónde estaban, pues, en todo el mundo estos provocadores de la guerra? ¿quienes son y de que medios se han valido?
 
Con la denuncia del tratado de reaseguramiento de bismarck con Rusia comenzo la campaña consecuente de azuzamiento de la prensa mundial judeo-democratica-marxista. En el paris republicano aclama al "zar de sangre", en el berlin imperial brama al mismo tiempo: "¡abajo con el zar!" la bolsa brama; los partidos democraticos y marxistas hacen lo mismo. Y mas, bebel, por lo general nunca dispuesto a conceder al "perverso militarismo" tan solo un soldado, un centavo para la protección contra Francia, pronuncio las palabras: "¡si vamos contra Rusia yo mismo cargo un fusil!". Y también en San Petersburgo es el mismo cuadro: desmedido azuzamiento contra Alemania, glorificación de Francia, nuevamente en las columnas de la gran prensa alli exclusivamente democrático-judeo-marxista. En asombrosa colaboración logran aquí como alla la democracia y el marxismo, con la probada conducción superior de los judíos que manejan los hilos, llevar a los alemanes y rusos, que originariamente tienen sentimientos reciprocos amistosos, a un antagonismo completamente insensato, incomprensible. Si el pueblo alemán no tenia motivo ni para odiar ni envidiar a Rusia ¿quien podía tener un interes tan ardiente en este azuzamiento artificial? ¡era el judio! Él genero y alimento este odio hasta el dia de la orden de movilización sonsacada al zar. ¡que era pues todo este liberalismo, nuestra prensa, la bolsa, la francmasoneria... Instrumentos del judio! El zarismo ¿Debia ser derribado para conquistar al judaismo de Rusia quizas los mismos derechos? ¡no! ¡sino el poder! Como ya los poseia en otros estados democraticos. El judío pugnaba por un dominio absoluto en el pais de las limitaciones, y no de las persecuciones de judíos, porque persecuciones de judíos no las ha habido ya en los ultimos 200 años, sino solamente una continua persecución de cristianos. Para la destrucción de Rusia el judío ¿De que podia servirse sino solamente de Alemania? Terminar mas tarde con esta Alemania, eso lo considero un juego de niños. ¡porque él conocia demasiado bien a los niños alemanes! Solamente en una prensa como la marxista alemana un Salomon Kosmanowsky (Kurt Eisner), podía atreverse a escribir: "¡Ya no hay retroceso posible! ¡Adelante contra Rusia! ¡Una misión liberadora de pueblos se presenta ahora a Alemania!". Sólamente frente al Estado Mayor Alemán, políticamente por entero falto de instinto, semejante judío del este podía osar ofrecerse para el servicio!
 
La prensa mundial democratico-marxista-judia ha hecho de Alemania una victima de su política de alianzas. Ha aprovechado consecuentemente los antagonismos Austria-Rusia y Austria-Italia para provocar el estallido de la guerra con seguridad matematica. Austria-Rusia: ella atizaba la miope política polaca de viena contra Rusia. Ella azuzo a los polacos en cracovia y lemberg al abuso de las libertades que alli les fueron dejadas. Ella azuzo en san petersburgo: "el camino a viena pasa por berlin." ella azuzo hasta que el grado de la amistad mortal ruso-austriaca había sido alcanzado. Austria-italia: simultaneamente azuzaba en viena como en roma. Allí bramaba usando una palabra de Bismarck: "¡El que atenta contra Trieste toca la punta de la espada alemana!" ¡Bien! ¿¡Pero por que no se ha germanizado a Trieste!? Para esto se requería un puño de hierro, una voluntad de hierro. Pero ésta no la pudo reunir Viena. ¿Por qué? Porque en toda tentativa para ello la misma prensa comenzaba a azuzar en el sentido opuesto: "¿Barbaros qué sois? ¡Pensad en la humanidad? ¡Derecho de autodeterminacion! ¡Sed humanos!". ¡Pero con "humanidad" y democracia nunca han sido liberados los pueblos! La misma prensa democrática-marxista-judía entonó a la misma hora en Roma la canción de azuzamiento: "¡Libertad a vuestros hermanos y redentos! ¡El camino a Trieste pasa por Viena! ¡No hay retroceso posible! ¡Una misión liberadora de pueblos habéis de cumplir!". ¡Así la francmasonería judía de Italia a través de su prensa, pasando por encima de Austria, también azuzo a Italia a la guerra con Alemania! Porque la salida política que un gobierno alemán inteligente y decidido hubiera debido elegir, la misma prensa igualmente la supo impedir en Berlín echando mano de frases sentimentales. Porque en lugar de romper la estructura imposible de austria a quien el espiritu interior faltaba tan por completo como para mantenerse como estado, incorporarse la austria alemana y no el resto sea impelido Alemania a sumarse al destino de este miembro perdido.
 
En las relaciones entre Alemania y Francia imperaban contrastes fundamentales que ni por los telegramas de un eisner-kosmanowsky ni por cobarde servilismo podían ser obviados. Antes de la guerra solo, era posible estar uno al lado del otro en armas. Es verdad que para Alemania la guerra de 1870-1871 significaba una terminación de la enemistad de siglos. En Francia, por el contrario, a traves de todos los medios de la propaganda periodística, en los textos escolares, teatros y cines, fue cultivado un odio candente contra Alemania. Así como Berlín azuzaba contra Rusia, así París contra Berlín. Mineros alemanes acuden presurosamente a través de la frontera para llevar a colegas franceses ayuda en una terrible catástrofe. ¿Quién espeta las mas odiosas calumnias? ¿Quien difama hasta la acción, que nació de genuina caballerosidad alemana? - Matin, Journal, etcétera. ¡Todos los periodicos judíos de Francia! ¡Buscar el conflicto y aprovecharlo, es también aquí la intención claramente reconocible del judaismo mundial!
 
El contraste entre Alemania e Inglaterra está en el terreno económico. Hasta 1850 la posición de potencia mundial de Inglaterra era incontrovertible. Ingenieros británicos, y el comercio británico conquistan el mundo. Alemania comienza a devenir, gracias a su mayor laboriosidad y acrecentada capacidad, un competidor peligroso. A corto plazo las sociedades inglesas que se encuentran en Alemania, pasan a ser propiedad de la industria alemana, es más, sus productos desplazan hasta en el mercado londinense a los propios británicos. La medida de defensa "made in germany" tiene por resultado lo contrario de lo esperado: esta "marca registrada" se transforma en la propaganda mas eficaz. La economía alemana no fue creada solamente en Essen, sino por un hombre que sabía que detrás de la economía también debe haber poder, dado que sólamente el poder garantiza la economía, y este poder nació en los campos de batalla de 1870-1871, no en la atmósfera de parloteo de los parlamentos. 40.000 caídos han hecho posible la vida de 40 millones. Cuando Inglaterra frente a esta Alemania estaba en peligro de caer de rodillas, pensó en el último medio de la competencia de los pueblos: ¡en la violencia! Se inicia una grandiosa propaganda de prensa como preparación. ¿Pero quién es el jefe de la totalidad de la prensa de los comerciantes mundiales británicos? Un nombre se cristaliza: ¡Northeliffe! ¡Un judío! Él envia semanalmente 30 millones de diarios a todo el mundo. Y en un 99 por ciento la prensa de Inglaterra se encuentra en manos judias. "¡Cada niño alemán recién nacido cuesta la vida a un britanico!". "¡No hay ningún británico que no ganaría con el aplastamiento de Alemania!". Así con las más ruines palabras-impacto se apela a los instintos mas bajos; se azuza con afirmaciones, calumnias y promesas tales como sólamente el judío es capaz de idear, tales como únicamente periodicos judíos osan presentarlas a un pueblo ario. ¡Arriba, a salvar a las pequeñas naciones, por el honor de la Humanidad! ¡La misma mendacidad en la totalidad de la acción de azuzamiento en todo el mundo! ¡Su éxito lo siente el pueblo alemán muy dolorosamente!
 
¿Qué razón tuvo finalmente Norteamérica de ir a la guerra contra Alemania? Pues bien: con el estallido de la Guerra Mundial tan largamente anhelada por Judá todas las grandes firmas judías de los Estados Unidos llegaron a ser proveedoras de guerra. Ellos aprovisionaron al "mercado" de guerra europeo en una medida tal como quizás no lo habian soñado, ¡una cosecha gigantesca! Pero a la voracidad insaciable del judío nada le fue suficiente. Asi comenzo entonces la prensa venal dependiente de los reyes de la bolsa, una campaña propagandistica sin igual. Su estructura, una gigantesca organización de la mentira periodistica. Y nuevamente es un consorcio judío, la Prensa Hearst, el que da el tono para la campaña de azuzamiento contra Alemania. El odio de estos "norteamericanos" no se dirigía únicamente contra la Alemania comercial, y no tampoco quizás contra la militar. Se dirigía especialmente contra la Alemania social. Por que ésta se había mantenido hasta entonces fuera de las líneas directrices de los trusts mundiales. Es que el viejo Reich al menos ha hecho la tentativa honrada de ser social, es que podiamos mostrar comienzos sociales como ningún otro país de toda la tierra. Es que en la construcción de viviendas y de fábricas se prestaba atención en su mayor parte a la higiene, baño, luz y aire, en contraposición a la República de Noviembre, cuyas "direcciones de vivienda" apriscan a los seres humanos en conejeras. Antes los tranvías suburbanos aun llevaban a los obreros por diez centavos a sus colonias de casetas de madera cubiertas de verdor, las que, bajo la "asistencia" de la República de Noviembre, debieron enajenar o dejar en estado de abandono, porque o bien los tranvías se hallan completamente paralizados o los precios de los viajes se han hecho prohibitivos. El viejo Reich edifico escuelas, hospitales, institutos científicos, que provocaron el asombro y la envidia de todo el mundo. En la República de Noviembre sucumben diariamente tales lugares de cultura. Que el viejo Reich ha sido social en este sentido, que se permitio no considerar a sus seres humanos exclusivamente como números, en esto residio su mayor peligrosidad para la bolsa mundial. De ahi, la lucha de los "compañeros" dirigidos por judíos, también en nuestro país en contra de sus más caros intereses. De ahí la campaña difamatoria según la misma consigna en todo el mundo. Por eso la prensa judeo-democrática de Norteamerica tuvo que realizar su obra maestra: a saber, llevar por azuzamiento a un pueblo grande, pacífico, al que las luchas de Europa le eran tan indiferentes como el Polo Norte, "en aras de la cultura" a la más cruel de todas las guerras por medio de la propaganda de atrocidades ideada, mentida, falsificada en nombre de la cultura, de una infamia sin precedentes desde la 'a' hasta la 'z'. Porque este último estado social de la Tierra debía ser hecho pedazos, 26 pueblos de la tierra han sido azuzados recíprocamente por esta prensa, que se encuentra exclusivamente en poder de un solo pueblo mundial, de una sóla raza, que en el fondo es enemiga a muerte de todos los estados nacionales.
 
¿Quién hubiera podido impedir la Guerra Mundial? ¿Quizas la "solidaridad cultural", en cuyo nombre justamente se practicaba esta propaganda de atrocidades contra Alemania por los judíos? ¿O quizas los pacifistas? ¿A lo mejor hasta los pacifistas "alemanes"? ¿Aquellos Nikolai, Förster, Quidde etc., pregonando a los cuatro vientos día tras día su calumnia del heróico Pueblo Aleman? Estos maestros del así llamado pacifismo mundial, que había sido inventado de nuevo exclusivamente por judíos. ¿Quizás la muy ensalzada solidaridad del proletariado? "¡Todas las ruedas se paran cuando tu fuerte brazo lo quiere!". Las ruedas del mundo han girado asiduamente. Únicamente una rueda se trato de parar en incesante trabajo de socabamiento. Con la huelga de las fábricas de municiones de 1918, que costó la vida a miles de combatientes del frente, aún no se logró del todo. Pero el 9 de Noviembre fue paralizada esa rueda: la rueda alemana. El partido socialdemócrata declaró textualmente en su órgano principal, "Vörwarts", que no estaba en el interés del trabajador alemán que Alemania gane la guerra. Yo pregunto en cambio: tú, trabajador alemán: ¿Está en tu interés que hoy hayas llegado a ser esclavo? Que tú mismo luchas y gimes mil veces peor que antes en una servidumbre personal sin perspectiva y sin esperanza, mientras que tus dirigentes sin excepción... ¿Pero quienes son estos dirigentes del proletariado? ¡Nuevamente judíos!
 
¿Pero es que quizás los francmasones debían impedir la Guerra Mundial? ¿Esta la más noble institución filantropica, que más clamorosamente anunciaba que se iba a colmar de felicidad al pueblo, y que al mismo tiempo fue la principal atizadora de la guerra? ¿Quienes son, pues, en realidad, los francmasones? Se distinguen dos grados. A los inferiores pertenecen en Alemania aquellos burgueses medios que en el farrago de frases ofrecidas pueden alguna vez sentirse "alguien". Los responsables, empero, son aquellos multifacéticos que soportan cualquier clima, aquellos 300 Rathenau, que todos se conocen entre sí, que dirigen los destinos del mundo por encima de las cabezas de los reyes y presidentes de Estado. Aquellos, que sin escrúpulos se hacen cargo de cualquier función, que brutalmente saben esclavizar a todos los pueblos: ¡nuevamente judíos!
 
Ahora bien: ¿Por que los judíos han estado contra Alemania? Esto al presente, demostrado claramente por un sinnúmero de realidades, es perfectamente evidente. Ellos usaban la antiquisima táctica de las hienas: cuando los combatientes desfallecen, entonces echa mano. ¡Entonces cosecha! En la guerra y en las revoluciones judá alcanzo lo casi inalcanzable. ¡Cientos de miles de piojosos judíos del este llegan a ser "europeos" modernos! Tiempos intranquilos son capaces de producir milagros. ¡¿Cuanto tiempo se hubiera necesitado antes de 1914, p. ej. en Baviera, para que un judío galitziano llegara a ser presidente de ministros?! ¡¿O en Rusia un anarquista del ghetto neoyorquino, Bronstein (Trotzki), dictador?! Pocas guerras y revoluciones han sido suficientes para hacer del pueblo de los judíos el poseedor del oro rojo y con ello, el señor del mundo.
 
Este pueblo odiaba dos estados ante todo, que hasta 1914 aun le impedían la consecución de su meta de dominación mundial: Alemania y Rusia. Aquí aún les había llegado en forma total lo que ya poseían en las democracias occidentales. Aquí ellos no eran aún los únicos soberanos en la vida espiritual asi como en la económica. Asimismo, los parlamentos no eran aquí aun exclusivamente instrumentos del capital y de la voluntad judíos. El hombre alemán y el ruso genuino habían conservado todavía una cierta distancia frente al judío. En ambos pueblos vivía todavía el sano instinto del desprecio a los judíos, y existia el gran peligro de que en estas monarquías podrían con todo surgir nuevamente un Fridericus, un Guillermo I, y que la democracia y las prácticas parlamentarias fueran mandadas al diablo. ¡Así los judíos se hicieron revolucionarios! La república debía conducirlos al enriquecimiento y al poder. Ellos disfrazaron esta meta: ¡caída de las monarquías! ¡instauración del pueblo "soberano"! ¡Yo no sé si hoy es posible llamar soberano al pueblo alemán o ruso! ¡En todo caso uno no se percata de ello! ¡Pero de lo que el pueblo alemán se percata, lo que diariamente tiene ante sus ojos en la forma más crasa, es el desenfreno, la intemperancia en el comer y en el beber y la especulación, de los que hace ostentación el abierto escarnio del judío! El así llamado estado libre alemán se ha transformado en el refugio donde estas sabandijas pueden enriquecerse desenfrenadamente. Asi tuvieron que ser derribadas Rusia y Alemania, a fin de alcanzar el cumplimiento de una vieja profecía. Así todo el mundo fue sacudido. Así han sido aplicados brutalmente todos los medios de la mentira y propaganda contra el estado de los últimos idealistas: ¡los alemanes! ¡y asi Judá gano la Guerra Mundial! ¿O quiere usted afirmar que el "pueblo" francés, el inglés y el norteamericano han ganado la guerra? Ellos todos, vencedores al igual que vencidos, son los derrotados. Una cosa se levanta sobre todos ellos: ¡la bolsa mundial, que ha llegado a ser el amo de los pueblos!
 
Ahora bien, ¿qué culpa tiene Alemania misma en la guerra? Consistió en que en un tiempo, cuando ya el anillo se cerraba alrededor de su existencia, omitió organizar la defensa tan energicamente que por el despliegue de su poder o bien les fuese quitado a los demas a pesar se sus peores intenciones, el coraje de agredir, o bien que la victoria del Reich fuera garantizada. Es la culpa del pueblo alemán que en 1912 esos tres cuerpos de ejercito que el criminal reichstag en increible maldad y estupidez denego, no los haya construido por encima de él. Con estos 120.000 hombre mas la batalla de marne hubiera sido ganada y la guerra decidida. ¡dos millones menos de heroes alemanes hubieran bajado a la tumba! ¿Pero quien en 1912 asi como en el ultimo año de guerra, cego al pueblo alemán con aquella teoria: "todo el mundo depondra las armas si Alemania lo hace? ¿quien?: ¡el judío democratico-marxista, que a la misma hora y hasta el presente azuzaba y azuza entre los otros la carrera armamentista para el sojuzgamiento de la Alemania "bárbara"!
 
Ahora quizás surja todavía la pregunta de si hoy es conveniente hablar sobre la culpa de la guerra. ¡Por cierto, hasta tenemos la obligación de hablar de ello! Por que los asesinos de nuestra Patria, que a través de todos los años traicionaron y vendieron a Alemania, son los mismos que como criminales de noviembre nos han arrojado al infortunio mas hondo! Tenemos la obligación de hablar sobre ello porque en un futuro próximo junto con el poder también tendremos la ulterior obligación de colgar a estos corruptores, canallas e incursos en alta traición en la horca, donde deben estar! ¡Que nadie crea que quizás ellos han cambiado! Al contrario, estos canallas de noviembre que hoy aún pueden moverse libremente entre nosotros, ellos también hoy actúan contra nosotros!
 
¡Del conocimiento viene la voluntad de resurgir! Han quedado dos millones en la lucha. También ellos tienen derechos, no solamente nosotros los sobrevivientes. Hay millones de huerfanos, lisiados y viudas entre nosotros. ¡También ellos tienen derechos! Para la Alemania de hoy ninguno ha muerto ni ha quedado lisiado, huérfano o viuda. ¡Tenemos la deuda con estos millones de construir una nueva Alemania!
 
 
HABLA EL FÜHRER ANTE LA CÁMARA ALTA
5-4-1933
 

 
Ante la agricultura alemana
 
¡Señor presidente!, ¡señores!:
 
Si podemos celebrar hoy otra sesión bajo la bandera negro-blanco-roja y bajo el símbolo del renacimiento nacional en Alemania es quiza porque el campesino aleman ha tomado grandisima parte en este nuevo curso historico de nuestro destino. Se habla tanto de los motivos que determinan individualmente las acciones de los gobiernos y se olvida que todas las medidas adoptadas en ciertos tiempos tienen una misma raiz. Las acciones de años que están detrás de nosotros han partido también de una raiz y, exactamente ocurrira con las de aquel tiempo que yace ante nosotros, que también de una raiz tendran que partir.
 
Al hablar aquí en nombre del gobierno nacional, quiero hablar de la tendencia de que este necesita. Nos llamamos hoy un gobierno del levantamiento alemán, de la revolución nacional. Queremos decir con ello que este gobierno se siente y considera conscientemente como una representación de los intereses del pueblo alemán. Debe ser asimismo una representación de los campesinos alemanes, pues no puedo defender los intereses de un pueblo si al fin no reconozco la fuerza mas importante en una clase social que significa efectivamente el porvenir de la nacion.
 
Si paso la vista por sobre todos los fenomenos aislados de la economia, por sobre todas las transformaciones politicas, al fin queda siempre la cuestión esencial de la conservación de la nacionalidad en si. Esta cuestión solo podra ser resuelta favorablemente cuando haya quedado resuelto el problema de la conservación de los campesinos. Que un pueblo podía existir sin ciudadanos, nos lo enseña la historia, que no es capaz de vivir sin campesinos, lo hubiera demostrado en un tiempo la historia si hubiese persistido el antiguo sistema. Todas las oscilaciones son al fin tolerables, todos los reveses de la suerte pueden ser conllevados siempre que exista una clase campesina fuerte. En tanto que un pueblo pueda contar con una clase campesina fuerte, sacara de ella, una vez y todas, nuevos brios y nuevas fuerzas. Creedmelo, señores, la revolución que yace tras nosotros no hubiera sido posible si parte del pueblo del campo no hubiese militado en nuestras filas. Hubiera sido imposible conquistar solo en las ciudades todas aquellas posiciones de salida que también en nuestras acciones nos han dado el peso de la legalidad. Al campesino alemán debe, pues, el pueblo aleman la renovacion, el levantamiento y con ello la revolución que ha de conducir al saneamiento general de las condiciones alemanas.
 
Todo gobierno que nos pare miente en la importancia de este fundamento portante. No podra ser mas que un gobierno del momento. Podra dominar y gobernar por espacio de algunos años, pero nunca llegara a obtener exitos duraderos ni mucho menos eternos, puesto que estos exigen que se comprenda una vez y otra la necesidad de la conservación del propio espacio de vida y, por consiguiente, de la propia clase campesina. Este reconocimiento fundamental exige la necesidad de obrar en numerosos sectores y la esencia de innumerables resoluciones individuales; servira de idea fundamental y se sobrepondra constantemente a todas nuestras acciones y a nuestras resoluciones.
 
Pensando de manera tan fundamental no se perdera jamas el suelo bajo los pies, daran siempre y primeramente con lo justo, aun cuando los hombres, que todos lo somos, no hayan elegido y hallado temporalmente, una vez que otra, lo justo y verdadero. Creo por tal razon que este gobierno, viendo su misión en la conservación de la nacionalidad alemana, la cual, a su vez, esta atendida principalmente a la conservación del campesino aleman, no tomara nunca resoluciones falsas. Puede que aquí y alla yerre en sus medios, pero no lo hara nunca en lo esencial y fundamental.
 
Es cuestión de valor no ver solamente las cosas tal cual ellas son. Habra que romper con muchas tradiciones antiguas, habra en algunos casos que verse precisado a oponerse a la opinión pública. Podra hacerse esto tanto mejor y tanto mas pronto, mientras mas cerrado este un bloque de la nación detras del gobierno. Una cosa es imposible: que un regimiento sea capaz al fin de pelear hacia todas direcciones. Si es que un gobierno lucha por la conservación de la nacionalidad alemana y consiguientemente por la del campesino aleman, es precisamente esta nacionalidad la que ha de secundar las acciones y los hechos del gobierno. Esto le da entonces aquella estabilidad interior que necesita para adoptar resoluciones que por el momento son dificiles de defender, pero que forzosamente hay que adoptar y cuyo exito no podran ver en el acto nuestros hermanos obcecados en un principio, pero de quienes se sabe que acabaran por contribuir a la salvación de toda la nacion.
 
Si los campesinos alemanes han encontrado hoy una gran fusion, el hecho de poner grandes masas del pueblo detras del gobierno faciliara grandemente la actuación de este en lo futuro. Creo que en este gobierno no hay nadie que no este animado del sincero deseo de llegar a esta estrecha colaboracion. En la solución de este problema vemos al mismo tiempo la salvación del Pueblo Alemán en lo futuro, no solo para 1933 o 1934, sino para los tiempos mas remotos.
 
Estamos dispuestos a adoptar aquellas medidas, y a ponerlas en practica en los proximos años, de las cuales sabemos que las generaciones venideras las reconoceran como justas y las fijaran definitivamente.
 
Ya era tiempo de encontrar la fuerza para adoptar resoluciones a las cuales debemos, en el mas profundo y ultimo sentido, la salvación de la Nación Alemana.
 
Estamos dispuestos a echar sobre nuestros hombros tan difícil lucha. Por la ley de autorización se ha conseguido que la acción de salvación del Pueblo Alemán se libere y desprenda por primera vez de las intenciones y consideraciones de partido de la que ha sido hasta ahora la representación del pueblo. Podremos hacer ahora con ella lo que creamos necesario para el porvenir de la nación pensandolo despacio y con sangre fria. Se han creado las presuposiciones puramente legales para su consecucion. Eso si que es necesario que el pueblo tome parte activa en nuestra labor. Que no crea que la nación no tiene ya necesidad de tomar parte en la formación de nuestro destino por la sencilla razon de que el parlamento no es ya capaz de intervenir, inhibiendolas, en las resoluciones. Todo lo contrario, lo que queremos es que el Pueblo Alemán vuelva en si precisamente ahora y se ponga detras del gobierno cooperando vivamente. Se ha de llegar al punto de que cuando volvamos a apelar nuevamente a la nacion, pasados unos cuatro años, no nos dirijamos a hombres que han dormido, sino que encontremos a un pueblo que en estos años ha despertado finalmente de su hipnosis parlamentaria y posea los reconocimientos necesarios para comprender las eternas presuposiciones de la vida.
 
Se que la labor que nos espera contiene problemas de enorme gravedad. No sólo porque al cabo de quince años de no apreciar las presuposiciones mas naturales de la vida debemos empezar con los principios mas sencillos de la razon, sino porque durante este tiempo ha tenido lugar un inaudito enlazamiento de intereses y no se puede dar un solo paso sin tropezar con corrupciones que hay que exterminar a toda costa, ya sean de caracter espiritual o material. Sea como se quiera, este problema tiene que ser resuelto, y se resolvera. Si el Pueblo Alemán conoce detras de si milenios de un destino lleno de vicisitudes, no ha de ser la voluntad de la providencia el que antes de nosotros se haya luchado y sacrificado para que las futuras generaciones echen a perder su vida ellas mismas y no puedan entrar en los milenios del porvenir. Las grandes luchas del pasado hubieran sido inutiles si dejasemos de luchar por el futuro.
 
Los sacrificios que nosotros mismos hemos hecho por la conservación del Reich, han sido pesados. La generación que peleo en esta guerra mundial ha sufrido lo indecible. No es justo poner solo esto en la cuenta, pues debemos pensar en lo que han hecho, sufrido y batallado las generaciones que nos precedieron. Debemos contar la suma total de los sacrificios hechos antes de nosotros, no para que una generación capitule ante el destino y se extingan las de los tiempos futuros, sino en la esperanza de que cada generación cumpla, por su parte, con su deber en esta eterna sucesión de generaciones.
 
Ante nosotros se levanta hoy este deber exhortandonos a su cumplimiento. Por espacio de quince años se han cometido los mas graves pecados, sin excepción alguna, unos conscientemente activos, otros pasivamente por toleracion. A nosotros nos toca proceder juntos y de acuerdo para borrar las huellas de este tiempo.
 
El problema podrá ser muy grande, pero si ha de ser resuelto, habrá que resolverlo. Rige también aquí la eterna máxima: donde reina una voluntad inquebrantabie, podrá quebrantarse igualmente una época de penuria.
 
Double click to edit text
Para escuchar el compilatorio de Discursos entra en la seccion AUDIO. Saludos Camaradas
 
Sieg Heil!!!
Regresar al Indice
Discursos del Führer - Führer